El 45% de las personas que perdieron la vida durante su jornada laboral en 2018 fallecieron por un infarto cardíaco o cerebral, ya que si bien el trabajo no suele ser la causa de la enfermedad cardiovascular, si puede ser el detonante, afectando especialmente a las personas que trabajan a turnos. Así se ha puesto de manifiesto durante los Diálogos Efe Salud «Salud cardiovascular y entorno laboral» en el que varios especialistas han analizado la relación entre las enfermedades cardiovasculares y el trabajo.

LEER MAS: Prevention World